Encargado de licitación de tóners en IMSS Tamaulipas deberá comparecer por faltas administrativas

Con una audiencia en puerta por la presunta comisión de faltas administrativas, el encargado de la Coordinación de Abastecimiento y Equipamiento del IMSS Tamaulipas, David Adonai Cano Córdova, lidera actualmente un proceso de licitación para adquirir cartuchos de tóners, cuyo rendimiento fue reducido casi a la mitad.


El funcionario es el responsable de responder las 177 preguntas que fueron enviadas como parte de la licitación LA-050GYR018-E19-2022, con la que la delegación del IMSS, al mando Velia Patricia Silva Delfín, busca comprar tóners en un contrato de 20 millones de pesos.


La respectiva Junta de Aclaraciones se ha diferido en dos ocasiones, aunque se espera que finalmente se celebre este miércoles 16 de febrero, y en su caso, se dé a conocer al ganador a finales de mes. Empero, integrantes del ramo señalaron que la licitación es de carácter nacional, lo que acota las posibilidades de obtener mejores condiciones en la relación calidad-precio, a comparación de las compras bajo coberturas de tratados internacionales.


Además, llama la atención que en esta ocasión se han solicitado cartuchos con capacidad para imprimir 6 mil páginas cuando todavía dos años atrás el rendimiento era de 10 mil en adelante.


David Adonai Cano Córdova, quien será el encargado de dar a conocer el ganador de dicha licitación deberá presentarse el próximo 21 de febrero a una audiencia inicial para responder por faltas administrativas no graves en la compra de cartuchos en 2020 para la delegación local del Seguro Social.


Tal como se observa en el oficio 00641/30.15/8233, elaborado por el Área de Responsabilidades del Órgano Interno de Control del IMSS el 25 de noviembre de 2021, se emplazó a audiencia al funcionario por hechos derivados de la licitación LA-050GYR018-E696-2019 para la adquisición de tóner, incluido el grupo de material de uso de equipo de cómputo, Grupo 372.


A Cano se le señalan tres faltas, la primera de ellas recae en la presunta violación de diversos artículos de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, toda vez que “llevó a cabo una Deficiente investigación de Mercado, en la cual no documentó la consulta a Compranet, ni la información entregada por los posibles proveedores que atendieron la petición de oferta, ni tampoco la información histórica de la entidad”.


Se considera que la información no fue recabada en igualdad de condiciones “en cuanto a plazos, lugares de entrega de los bienes o de la prestación de los servicios, la moneda a cotizar, la forma y términos de pago; las características técnicas de los bienes o servicios, y las demás circunstancias que resulten aplicables y que permitan la comparación objetiva entre bienes o servicios iguales o de la misma naturaleza”.


La segunda de ellas versa sobre la emisión del fallo, ya que el veredicto fue dado a conocer 28 días naturales después de la fecha inicialmente programada, pues pasó del 20 de enero de 2020 al 17 de febrero del mismo año.


A su vez se describe que la autoridad constató, mediante registros de Compranet, que se realizaron diversos diferimientos “a pesar de la existencia de un dictamen relativo a la Evaluación de las propuestas de los participantes”.


Esto fue expuesto en medios de comunicación y en un correo electrónico enviado por Juan Antonio García Acuña, quien desmenuza irregularidades detectadas cuando la adquisición fue declarada desierta, debido a que Distribuidora Comercial Andia presentó una carta firmada por Tóners y Tinta Express del Norte, otra de las concursantes, sumado a que esta última entregó la propuesta técnica incompleta.


La tercera falta de Cano Córdova habría recaído en no firmar la respectiva Acta de Fallo, por lo que el próximo lunes deberá rendir su declaración por escrito o verbalmente y ofrecer las pruebas que estime necesarias para su defensa.


Durante el desarrollo de la mencionada licitación (LA-050GYR018-E696-2019) en el IMSS Tamaulipas, representantes del sector denunciaron que el funcionario inclinaba su preferencia a los proveedores de marca de tóners Lexmark, sin embargo, al llegar el desenlace la autoridad rechazó las propuestas donde figuraba la fabricante americana debido a que los insumos no eran totalmente nuevos como se solicitaba.


Estos mismos cartuchos, ya habían sido desestimados antes en la Delegación Veracruz Norte al argumentar que surgen de un programa en el que se reciclan y rellenan, aunado a que solo contaban con capacidad para generar 5 mil páginas y la petición era por 12 mil, que en esta ocasión ha sido recortado sin justificación.