La Compañía de Danza Folklórica Kaambal celebra sus raíces yucatecas



Con el objetivo de preservar la tradición dancística de Yucatán, a través de la promoción del baile y la vestimenta típica, así como de la profesionalización de las y los bailarines de la entidad, se formó hace 17 años la Compañía de Danza Folklórica Kaambal.

En entrevista, el director de la agrupación, Samuel Espinosa Pat, comenta que desde sus inicios, la compañía fundada en 2004, ha rescatado bailes tradicionales de la región para presentarlos dentro y fuera de México.

Dentro de los espectáculos de la compañía, dice, destaca La vida en el Mayab, un montaje que representa rituales de la vida cotidiana de la región como las jornadas en la milpa, la preparación de los alimentos, la convivencia de la familia, las pláticas de las señoras y el urdido de hamacas, entre otras estampas propias de las comunidades mayas que siguen vigentes.

Asimismo, presentan la obra Yucatán, tierra de tradición, que busca mostrar al público las formas de las diversas festividades que existen en el estado y que tienen sus orígenes en el pasado.

“Nuestra visión es participar en los procesos culturales que se dan en la actualidad, sin abandonar ni perder de vista la intención y el objetivo que la danza folclórica ha tenido”, refiere Espinosa Pat y explica que en los escenarios nacionales e internacionales se han presentado danzas más estilizadas, no obstante, también existen otras, más apegadas a las tradiciones “existe esa danza que se da en la comunidad, en este caso de Yucatán, y que obviamente pertenece a otra esfera y otro contexto y que también es digna de observarse”.

Las y los bailarines de Kaambal han mostrado esta riqueza cultural de la danza folclórica yucateca en eventos importantes como el XVIII Festival Patria Grande, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y el Festival de Folklore Internacional de Zacatecas, así como en Los Días de la Cultura Mexicana, en Eslovaquia.

“Kaambal es una agrupación autogestora que constantemente realiza presentaciones y que ha aprendido la importancia de la profesionalización de las artes”, comenta el director.

Actualmente cuenta con 35 bailarines, quienes se formaron de manera profesional dentro de la compañía. “Trabajamos con jóvenes que están interesados en esta disciplina artística y, desde que se inscriben para

formar parte del ballet, les damos clases y les documentamos sobre las distintas ramas de la danza folclórica yucateca y mexicana; en ocasiones hacemos seminarios de otras áreas, como la danza española, el tap e incluso la danza contemporánea”, explica Samuel Espinosa Pat.

Asimismo, agrega, además del baile y las presentaciones, junto con su hermano y cofundador de la compañía, Abraham Espinosa Pat, ha centrado parte de su labor en la investigación y documentación de los bailes tradiciones del estado, a fin de crear un acervo literario que conserve este conocimiento para las futuras generaciones.

“Hemos elaborado dos libros, Danzas de Yucatán, que describe el origen de los bailes tradicionales del estado como la danza del Kotz cal Tzó, la Danza de Pastores, Danza de Abraham e Isaac, entre otras; asimismo elaboramos el libro La música, el baile y la danza de Yucatán, que aborda mucho el tema de la jarana yucateca. Son publicaciones que pretenden preservar este acervo, de la música, los instrumentos, el vestuario y todo lo que conforma el baile tradicional yucateco”, señala.

Esta labor ha llevado al director de la Compañía de Danza Folklórica Kaambal a recibir diferentes distinciones como el Premio Estatal de la Juventud, el reconocimiento a la Cultura Ciudadana, por parte del Ayuntamiento de Mérida, y la Medalla Marcelo Torreblanca, por parte del Instituto de Investigación y Difusión de la Danza Mexicana A. C.

Finalmente, Espinosa Pat recuerda que, durante la contingencia sanitaria, al igual que cientos de agrupaciones a lo largo del país, participaron en festivales virtuales para continuar con el trabajo de promoción.

Dice el entrevistado: “nos sirvió mucho que ya habíamos trabajado antes con documentación en video de las presentaciones y eso hizo que pudiéramos participar en festivales virtuales de Chile y Brasil, así como eventos nacionales, todos por redes sociales”, entre ellos, el Primer Festival Internacional de Folklore de Perú, el Festival Internacional de Folklore "Veracruz, Puerta de las Américas" y en el Festival Internacional de Folklor de Hidalgo, entre otros.