Presentan el proyecto de restauración arquitectónica, Lago

LAGO es un proyecto que surgió a partir de la crisis de la pandemia. De la necesidad de reimaginar la situación actual y repensar nuestra relación con el espacio público y el Bosque de Chapultepec, así como de replantear nuestros modelos de consumo y nuestra relación con la naturaleza.



De las raíces del cambio generado por esta crisis, creció la oportunidad de recuperar y resignificar este edificio emblemático de la Ciudad de México y darle un nuevo propósito, uno que incluye transformar lo privado en público, lo exclusivo en incluyente, lo social en cultural. Pelar las capas de historia y regresar el presente al origen, para redescubrir un ícono de la arquitectura moderna de los años sesenta.


A lo largo del último año, en un proceso de arqueología que nos llevó al México del pasado, al tiempo en que se transformaba el folclor en industria y la tradición en modernidad, al comienzo de lo que antes se llamaba el nuevo Bosque de Chapultepec (hoy la Segunda Sección), fuimos destapando la memoria de décadas pasadas y revelando la estructura original de este símbolo de esa era.


RECUPERACIÓN ARQUITECTÓNICA


El edificio, concebido desde su inicio y hasta la fecha concesionado en una alianza público-privada, fue firmado en 1964 por el entonces director de obras de la Ciudad de México, Leónides Guadarrama, y diseñado por el arquitecto Alfonso Ramírez Ponce a sus escasos 24 años de edad, quien —siguiendo la tendencia de innovación modernista de arquitectos como Mies van de Rohe y Félix Candela (profesor de la UNAM en clase de estructuras en cuarto semestre de Ramírez Ponce)— lo proyectó bajo una inmensa cubierta asimétrica de concreto con forma hiperbólica paraboloide.


A la fecha, es un testamento extraordinario de que, en palabras de Ramírez Ponce, “estructuras arquitectónicas resistentes por el peso son una torpe acumulación de la materia… No hay nada más noble desde el punto de vista intelectual que resistir por la forma”.


Con esto en mente, restauramos el esplendor arquitectónico de la estructura original del edificio en colaboración con el estudio de arquitectura Naso. En congruencia, le dimos una nueva intención al icónico restaurante y generamos un programa cultural que lo complementa, al que llamamos ALGO.


LAGO/ALGO es un proyecto autónomo e independiente, pensado como una plataforma para acercarnos al pulmón de la ciudad, un lugar de encuentros con la naturaleza, con la historia de la arquitectura moderna, con las artes y la cultura, con la cocina sostenible hecha a partir de los ingredientes y sabores locales de nuestras aguas y nuestras tierras.


RESTAURANTE


LAGO es la historia de este edificio; es un espacio de trabajo, un café y un restaurante consciente sobre el origen de sus productos y procesos. Liderado por Micaela Miguel, es un mercado de pesca sostenible que busca llevar la granja a la mesa para, con el tiempo, contribuir a rediseñar la cadena de alimentación y generar valor para todos sus actores.


ESPACIO CULTURAL


ALGO es un espacio cultural de acceso gratuito liderado por OMR. Un proyecto híbrido y colaborativo que, por medio de la cultura y las artes, busca generar reflexiones existenciales sobre la contemporaneidad y nuestro papel en el futuro de la tierra.


La primera exposición de ALGO, en colaboración con joségarcía ,mx, se titula Form Follows Energy, y presenta más de 45 piezas, algunas de ellas monumentales, de 27 artistas. La exposición abre senderos en el edificio icónico de LAGO para que los visitantes experimenten el espacio arquitectónico recién restaurado como una obra más de la muestra, la cual presenta una serie de momentos simbólicos que exploran temas como la memoria y el tiempo, los conflictos de nuestra sociedad contemporánea, la fragilidad del ecosistema, el trauma como portal de curación y la crisis como oportunidad de cambio.LAGO es un proyecto que surgió a partir de la crisis de la pandemia. De la necesidad de reimaginar la situación actual y repensar nuestra relación con el espacio público y el Bosque de Chapultepec, así como de replantear nuestros modelos de consumo y nuestra relación con la naturaleza.



LAGO es un proyecto que surgió a partir de la crisis de la pandemia. De la necesidad de reimaginar la situación actual y repensar nuestra relación con el espacio público y el Bosque de Chapultepec, así como de replantear nuestros modelos de consumo y nuestra relación con la naturaleza.


De las raíces del cambio generado por esta crisis, creció la oportunidad de recuperar y resignificar este edificio emblemático de la Ciudad de México y darle un nuevo propósito, uno que incluye transformar lo privado en público, lo exclusivo en incluyente, lo social en cultural. Pelar las capas de historia y regresar el presente al origen, para redescubrir un ícono de la arquitectura moderna de los años sesenta.


A lo largo del último año, en un proceso de arqueología que nos llevó al México del pasado, al tiempo en que se transformaba el folclor en industria y la tradición en modernidad, al comienzo de lo que antes se llamaba el nuevo Bosque de Chapultepec (hoy la Segunda Sección), fuimos destapando la memoria de décadas pasadas y revelando la estructura original de este símbolo de esa era.


RECUPERACIÓN ARQUITECTÓNICA


El edificio, concebido desde su inicio y hasta la fecha concesionado en una alianza público-privada, fue firmado en 1964 por el entonces director de obras de la Ciudad de México, Leónides Guadarrama, y diseñado por el arquitecto Alfonso Ramírez Ponce a sus escasos 24 años de edad, quien —siguiendo la tendencia de innovación modernista de arquitectos como Mies van de Rohe y Félix Candela (profesor de la UNAM en clase de estructuras en cuarto semestre de Ramírez Ponce)— lo proyectó bajo una inmensa cubierta asimétrica de concreto con forma hiperbólica paraboloide.


A la fecha, es un testamento extraordinario de que, en palabras de Ramírez Ponce, “estructuras arquitectónicas resistentes por el peso son una torpe acumulación de la materia… No hay nada más noble desde el punto de vista intelectual que resistir por la forma”.


Con esto en mente, restauramos el esplendor arquitectónico de la estructura original del edificio en colaboración con el estudio de arquitectura Naso. En congruencia, le dimos una nueva intención al icónico restaurante y generamos un programa cultural que lo complementa, al que llamamos ALGO.


LAGO/ALGO es un proyecto autónomo e independiente, pensado como una plataforma para acercarnos al pulmón de la ciudad, un lugar de encuentros con la naturaleza, con la historia de la arquitectura moderna, con las artes y la cultura, con la cocina sostenible hecha a partir de los ingredientes y sabores locales de nuestras aguas y nuestras tierras.


RESTAURANTE


LAGO es la historia de este edificio; es un espacio de trabajo, un café y un restaurante consciente sobre el origen de sus productos y procesos. Liderado por Micaela Miguel, es un mercado de pesca sostenible que busca llevar la granja a la mesa para, con el tiempo, contribuir a rediseñar la cadena de alimentación y generar valor para todos sus actores.


ESPACIO CULTURAL


ALGO es un espacio cultural de acceso gratuito liderado por OMR. Un proyecto híbrido y colaborativo que, por medio de la cultura y las artes, busca generar reflexiones existenciales sobre la contemporaneidad y nuestro papel en el futuro de la tierra.


La primera exposición de ALGO, en colaboración con joségarcía ,mx, se titula Form Follows Energy, y presenta más de 45 piezas, algunas de ellas monumentales, de 27 artistas. La exposición abre senderos en el edificio icónico de LAGO para que los visitantes experimenten el espacio arquitectónico recién restaurado como una obra más de la muestra, la cual presenta una serie de momentos simbólicos que exploran temas como la memoria y el tiempo, los conflictos de nuestra sociedad contemporánea, la fragilidad del ecosistema, el trauma como portal de curación y la crisis como oportunidad de cambio.


De las raíces del cambio generado por esta crisis, creció la oportunidad de recuperar y resignificar este edificio emblemático de la Ciudad de México y darle un nuevo propósito, uno que incluye transformar lo privado en público, lo exclusivo en incluyente, lo social en cultural. Pelar las capas de historia y regresar el presente al origen, para redescubrir un ícono de la arquitectura moderna de los años sesenta.


A lo largo del último año, en un proceso de arqueología que nos llevó al México del pasado, al tiempo en que se transformaba el folclor en industria y la tradición en modernidad, al comienzo de lo que antes se llamaba el nuevo Bosque de Chapultepec (hoy la Segunda Sección), fuimos destapando la memoria de décadas pasadas y revelando la estructura original de este símbolo de esa era.


RECUPERACIÓN ARQUITECTÓNICA


El edificio, concebido desde su inicio y hasta la fecha concesionado en una alianza público-privada, fue firmado en 1964 por el entonces director de obras de la Ciudad de México, Leónides Guadarrama, y diseñado por el arquitecto Alfonso Ramírez Ponce a sus escasos 24 años de edad, quien —siguiendo la tendencia de innovación modernista de arquitectos como Mies van de Rohe y Félix Candela (profesor de la UNAM en clase de estructuras en cuarto semestre de Ramírez Ponce)— lo proyectó bajo una inmensa cubierta asimétrica de concreto con forma hiperbólica paraboloide.


A la fecha, es un testamento extraordinario de que, en palabras de Ramírez Ponce, “estructuras arquitectónicas resistentes por el peso son una torpe acumulación de la materia… No hay nada más noble desde el punto de vista intelectual que resistir por la forma”.


Con esto en mente, restauramos el esplendor arquitectónico de la estructura original del edificio en colaboración con el estudio de arquitectura Naso. En congruencia, le dimos una nueva intención al icónico restaurante y generamos un programa cultural que lo complementa, al que llamamos ALGO.


LAGO/ALGO es un proyecto autónomo e independiente, pensado como una plataforma para acercarnos al pulmón de la ciudad, un lugar de encuentros con la naturaleza, con la historia de la arquitectura moderna, con las artes y la cultura, con la cocina sostenible hecha a partir de los ingredientes y sabores locales de nuestras aguas y nuestras tierras.


RESTAURANTE


LAGO es la historia de este edificio; es un espacio de trabajo, un café y un restaurante consciente sobre el origen de sus productos y procesos. Liderado por Micaela Miguel, es un mercado de pesca sostenible que busca llevar la granja a la mesa para, con el tiempo, contribuir a rediseñar la cadena de alimentación y generar valor para todos sus actores.


ESPACIO CULTURAL


ALGO es un espacio cultural de acceso gratuito liderado por OMR. Un proyecto híbrido y colaborativo que, por medio de la cultura y las artes, busca generar reflexiones existenciales sobre la contemporaneidad y nuestro papel en el futuro de la tierra.


La primera exposición de ALGO, en colaboración con joségarcía ,mx, se titula Form Follows Energy, y presenta más de 45 piezas, algunas de ellas monumentales, de 27 artistas. La exposición abre senderos en el edificio icónico de LAGO para que los visitantes experimenten el espacio arquitectónico recién restaurado como una obra más de la muestra, la cual presenta una serie de momentos simbólicos que exploran temas como la memoria y el tiempo, los conflictos de nuestra sociedad contemporánea, la fragilidad del ecosistema, el trauma como portal de curación y la crisis como oportunidad de cambio.