Ricardo Haddad Musi: las bodas wixárikas nos comparten espiritualidad

Ricardo Haddad Musi, quien se ha dedicado a estudiar las culturas populares de México, revisa en esta ocasión los rituales realizados en las bodas wixárikas, que últimamente han tomado auge más allá de las propias comunidades.


Ricardo Haddad Musi
Ricardo Haddad Musi

Y es que recordemos que ll arte wixárika, en sus distintas manifestaciones, se ha vuelto un ícono de México a nivel internacional, pero más allá de las intervenciones que se han vuelto emblemáticas, el especialista Ricardo Haddad Musi nos habla de los rituales de unión en pareja, donde la simbología está plasmada incluso en la colorida vestimenta.


“Las bodas wixárikas representan una cultura milenaria”, dice el estudioso, y nos explica que poseen una belleza enigmática que nos lleva por caminos místicos, ya que conllevan un poderoso mensaje sobre los roles de la vida en pareja y el amor.


Asimismo, la naturaleza y la vestimenta juegan un rol importante, pero este tipo de bodas espirituales se caracterizan por su sencillez y simbolismo.


Haddad Musi comenta que para realizar la ceremonia wirraritari, en los atuendos se retoma el minimalismo de los vestidos de novia, que generalmente son túnicas blancas con bordados llamativos hechos por ellos mismos.


Se suele utilizar ropa de manta blanca o lino bordado con flores, ciervos y estrellas. Como complemento, los hombres usan sombreros de palma con adornos de plumas o semillas de árbol.


Para comenzar con el ritual es necesario presentar una ofrenda a la naturaleza, se obsequia maíz de cinco colores, los cuales representan la abundancia y el sustento en el hogar.


El marakame o sacerdote recita en su dialecto las oraciones y hace una limpia con copal, plumas de águila y halcón con agua bendita para iniciar una nueva vida y dejar atrás todo lo malo.


Posteriormente, los novios se dan un abrazo, se alimentan mutuamente, beben tejuino (una bebida hecha con maíz fermentado), son unidos con un lazo y se acuestan en una estera.


La mujer representa la fecundidad, el cuidado y la alimentación por medio de una jícara y maíz, mientras que el hombre, a través de una vela y una flecha expone la protección y el cuidado a su familia.


Ante la abundancia de una unión positiva, y tras los consejos del chaman, ahora que son wirrárrika (hombre huichol) y ukari wirrákita (mujer huichol), la pareja baila al ritmo del tepo (un tambor de madera con piel de venado) y el cantante proclama a coro que así estarán juntos para siempre. Luego, comienza la celebración con los demás invitados.


Ricardo Jose Haddad Musi señala que los diseños decorativos tradicionales de la ropa huichola son de una enorme variedad y conservan desde tiempos antiguos un significado mágico que forma parte de una cultura milenaria.