Tras inflación se crea la tortilla pirata

La inflación en México se ha posicionado como uno de los problemas más preocupantes. La subida creciente de la canasta básica es una complicación que afecta la economía de las familias, como consecuencia se han creado actividades poco ortodoxas como la piratería de la tortilla, debido a que la original alcanza los $25 pesos mexicanos por kilo. Ante ello el Consejo Rector de la Tortilla generó una alerta.



De acuerdo a la declaración del presidente de la Asociación de la Industria de la Masa y la Tortilla, Antonio de la Torre, varios fabricantes han optado por crear tortillas con fragmentos de olote, maíz rezagado, harina de maíz, alimento para las vacas, agua no potable y mucha cal; se busca bajar los costos a la población, creando una opción del consumo del producto.


La tortilla pirata se ha presentado principalmente en los estados de Durango, Coahuila y Sinaloa, aunque poco a poco ha ganado terreno en el país. Sin embargo, el consumo de este producto suele ser dañino para salud, debido a los ingredientes con la cual se encuentra hecho, por lo que las autoridades invitan a la población a no consumirlas.


Los ingredientes de baja calidad, así como la calidad deficiente de la higiene son puntos que advierten a la población que se trata de tortillas piratas. Para poder identificar a una tortilla pirata se puede comparar el color, pues suele ser demasiada blanca, al momento de calentar en el comal este tipo de producto no inflará como suele ocurrir con la tortilla tradicional, el aroma podría resultar extraño.


Como recomendación adicional el Consejo Rector de la Tortilla recomienda que se compre en lugares donde se pueda observa el proceso de la tortilla, revisar que los precios sean los adecuados de acuerdo a informes oficiales, y, evitar comprar el producto en tiendas o pollerías.