top of page

Coahuila: El campo en declive bajo la administración de Miguel Ángel Riquelme



Ante la contundente aprobación del gobierno a cargo de Miguel Ángel Riquelme para impulsar la industrialización en Coahuila, José Luis García Valero, quien forma parte de la organización campesina "Sí a la Vida", afirmó que el abandono de los ejidos se intensificó en los últimos años, al resultar en una creciente entrega de tierras a los empresarios.


De acuerdo con los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su más reciente informe, Coahuila figura en el séptimo puesto a nivel nacional en términos de disminución de las Actividades Primarias. Estas actividades, que incluyen la agricultura, la cría y explotación de animales, el aprovechamiento forestal, la pesca y la caza, sufrieron una caída del -1.3 por ciento en el estado.


Mientras que a nivel nacional se registra un aumento generalizado del 2.5 por ciento, la cifra previa refleja un resultado por debajo de este promedio; no obstante, resalta la entidad como el quinto estado con el mayor progreso en Actividades Secundarias, como la manufactura.


En cada oportunidad, el gobernador Miguel Ángel Riquelme exalta la destacada producción de automóviles de combustión interna en Coahuila, al situar a este estado como uno de los principales referentes en la industria. A finales de 2023, Coahuila dará inicio a la producción de vehículos eléctricos, al duplicar así la capacidad de producción de las compañías automotrices.


García Valero enfatizó que “el campo es arcaico y que hay que modernizarlo y entregárselo a los empresarios para que tengan esas formas de neolatifundismo, que ya no tiene que ver con grandes extensiones de tierra, tiene que ver más bien con la concentración de tecnología, agua y de insumos agroquímicos y demás en fracciones relativamente pequeñas de tierra, es lo que se llama agricultura extractivista”.


El integrante de la organización campesina "Sí a la Vida" destaca que este tipo de industria desplazó al sector ejidal y se convirtió en la cara opuesta de las dinámicas económicas, al atraer a empresas que fomentan la agricultura extractiva. Este enfoque explota la tierra para satisfacer las demandas del mercado en lugar de las necesidades de los pobladores del semidesierto.


A pesar de ello, el activista sostiene que si esta dinámica continúa, el medio ambiente y la vida en la región sufrirán deterioro a mediano y largo plazo. La falta de energía suficiente es un factor determinante, ya que “empresas que generan alimentos para la exportación dependen de la gran industria química, del petróleo, de los tractores y no tiene futuro, no hay energía suficiente para sostener ese tipo de agricultura extractivista, acaban con la tierra y la dejan convertida en un desierto”.


En Coahuila, bajo la gestión de Riquelme, se asignaron fondos por un total de 94 millones 654 mil 403.9 pesos a la Promotora del Desarrollo Rural. Esta entidad tiene la responsabilidad de respaldar a los agricultores en diversas áreas, al representar apenas el 0.021 por ciento del presupuesto destinado a cubrir los intereses de la Deuda Pública de la entidad durante el año 2023. La cifra total de la deuda ascendió a 4 mil 411 millones 602 mil 426 pesos.


“Los famosos programas de ayuda como Procampo son paliativos que tratan de reducir el impacto. Es como querer curar un cáncer con aspirinas. La enfermedad es otra”, sostuvo García Valero.

Tanto los estudios como los especialistas coinciden en que el abandono del campo, la carencia de políticas públicas y las largas jornadas laborales influyeron en la tendencia creciente de los trabajadores agrícolas a recurrir a estimulantes ilegales.


A manera de ilustración, el informe publicado por el Observatorio Mexicano de Salud Mental y Adicciones titulado “Contexto de la demanda de sustancias ilícitas en 2022-2023 y acciones de Gobierno de México en materia de salud mental y adicciones” revela que Coahuila se ubica entre las 11 entidades de México con mayor demanda de tratamientos debido al consumo de anfetaminas, metanfetaminas y éxtasis.

bottom of page