El hijo adoptivo de Mia Farrow defiende a Woody Allen de su madre


El hijo de Woody Allen y Mia Farrow ha roto su silencio en una carta publicada en su blog. “Estuve presente ante todo lo que sucedió en nuestra casa antes, durante y después del supuesto acontecimiento. Ahora que la histeria pública de comienzos de este año se ha apagado un poco y tengo algo de esperanza de que la verdad pueda ser escuchada, quiero compartir mi historia.”. El jueves pasado, Moses Farrow escribió una carta en la que se sinceraba y negaba las acusaciones que se vertieron sobre su padre en las indicaban que el director abusaba sexualmente de su hija Dylan. Esta denuncia salió a la luz en 1992, época en la que el cineasta y la actriz estaban protagonizando uno de los divorcios más tormentosos y recordados de Hollywood.

En la carta, Moses afirma que "la abusiva fue nuestra madre" y que "mi curación comenzó sólo después de alejarme de ella". "Lo que te ha hecho a ti [Dylan] es insoportable". Asegura que el juicio paralelo al que se está enfrentando su padre se debe a ella. “No podía quedarme callado mientras condenan a mi padre por un crimen que no cometió”, declara el hijo a la espera de que “la verdad tenga un juicio justo”.

Este suceso se dio tras hacerse pública la noticia de que Woody y Soon-Yi estaban saliendo. “Todo cambió. Mi madre insistió en que sacáramos a los dos de nuestras vidas, y no tuvimos otra opción que aceptarlo.” Años después, consciente y preparado, Moses ha contado el supuesto día de los hechos. Recalca el hecho de que “durante meses, (Mia) había estado taladrándonos la cabeza como si fuera un mantra: Woody era ”malvado“, ”un monstruo“, ”el demonio“, y Soon-Yi estaba ”muerta para nosotros“, recuerda el hoy terapista y fotógrafo de 40 años de edad. Moses subraya que Mia intentaba proyectar una imagen de hogar feliz con sus hijos biológicos y adoptados, algunos de ellos con discapacidades, pero entre esas cuatro paredes ”la realidad era muy diferente”, dice. Mia se aferró a esa relación para apoyar la denuncia de su hija Dylan.

Suicidios

La misivia de Moses Farrow --traducida al castellano por Letras Libres-- describe una infancia traumática al lado de Farrow. Según su relato, la actriz ejercía maltratos constantes hacia todos sus hijos. Dos de ellos llegaron incluso a quitarse la vida.

"Me duele recordar ejemplos en los que vi a mis hermanos, algunos ciegos o físicamente discapacitados, arrastrados por las escaleras para ser arrojados a un dormitorio o un armario, que luego se cerraba con llave desde fuera. Mia llegó a encerrar a mi hermano Thaddeus, parapléjico porque había sufrido la polio, en un cobertizo en el exterior para castigarlo por una transgresión menor".

Thaddeus se suicidó disparándose en su coche, "a menos de diez minutos de la casa de mi madre", relata. Pero no fue el único que decidió acabar con su vida: "La mayor parte de los medios dicen que mi hermana Tam murió de un “fallo cardiaco” a los 21 años. En realidad, Tam luchó contra la depresión la mayor parte de su vida, una situación exacerbada por que mi madre se negaba a que la atendieran, insistiendo en que solo estaba “floja”. Una tarde del año 2000, tras una pelea final con Mia, que terminó cuando mi madre se fue de casa, Tam se sucidió con una sobredosis de pastillas. Mi madre contó a los demás que la sobredosis fue accidental, y dijo que Tam, que era ciega, no sabía qué pastillas tomaba. Pero Tam tenía una memoria estupenda y sentido de reconocimiento espacial. Y, por supuesto, la ceguera no le impedía contar.

"Lo que te ha hecho es insoportable"

El hijo adoptado de Farrow concluye su carta con dos mensajes, unos para su hermana y otro para su madre. "A mi hermana Dylan: como tú, creo en el poder de hablar públicamente. He roto mi silencio sobre el abuso infligido por nuestra madre. Mi curación comenzó solo después de alejarme de ella. Y lo que te ha hecho a ti es insoportable". "Te deseo paz, y la sabiduría para entender que dedicar tu vida a ayudar a nuestra madre a destruir la reputación de nuestro padre no creo que te permita pasar página de manera definitiva".

El ahora terapeuta también afirma que aunque la relación de Allen con la hija adoptada de su madre, Soon-Yi, fue "disruptiva", pero que, en ningún caso, puede servir de justificación para acusarle de pederasta. Y recuerda que su madre, Mia Farrow, se casó con Frank Sinatra cuando él tenía 50 años y ella 21.