Pemex registra crecimiento impulsado por los campos Quesqui e Ixachi


La producción de gas natural, gas asociado y no asociado de Petróleos Mexicanos (Pemex) registró un crecimiento en el segundo trimestre de 2022, impulsados por los campos Quesqui e Ixachi principalmente, informó la empresa.


De acuerdo con el reporte de resultados preliminares del segundo trimestre de 2022, la producción de gas natural de Pemex (sin incluir la producción de los socios) aumentó 5.3% anual, es decir, se produjeron 194 millones de pies cúbicos diarios (MMpcd) más que en el mismo periodo de 2021, cuando se extrajeron 3 mil 658 MMpcd.


Mientras que de abril a junio la producción de gas asociado se incrementó en 91 MMpcd, comparado con el mismo periodo del año anterior. Pemex detalla que dicho crecimiento se debe, principalmente a la aportación de campos con alta relación gas-aceite como Quesqui.


En lo que se refiere a la obtención de gas no asociado, en el periodo analizado ésta se incrementó en 103 MMpcd, esto es 10.3% más que en 2021. En este caso, Pemex destaca la participación del Activo Veracruz, ya que en el periodo analizado aumentó su producción en 91 MMpcd por la portación del campo Ixachi.


Octavio Romero Oropeza, director general de PEMEX, ha dicho que: “El resultado de este desarrollo acelerado, ha hecho posible el incorporar a la producción nacional, 399 mil barriles de producción diaria de aceite. Asimismo, se incorporaron un millón mil 173 millones de pies cúbicos diarios de gas, con el desarrollo de los campos nuevos.”


En junio pasado, Romero Oropeza, director general de Pemex, anunció la reanudación del proyecto Lakach, mediante un acuerdo firmado con la empresa New Fortress Energy (NFE), la cual invertirá mil 500 millones de dólares. El acuerdo implica el desarrollo conjunto del campo de gas natural en aguas profundas.


Actualmente, nuestro país importa del extranjero cerca del 70% del gas LP y gas natural que se consume internamente, sin embargo, la política de autosuficiencia energética encabezada por la actual administración prioriza aumentar la producción para reducir la dependencia.