Regidores morenistas van contra concesión de basura


Los regidores electos de Guadalajara por Morena rechazaron la aprobación del decreto que autoriza modificar el contrato de concesión de recolección de basura con la empresa Caabsa Eagle, por lo que solictaron interponer un juicio de lesividad.


En rueda de prensa, el excandidato por Guadalajara, Carlos Lomelí Bolaños, señaló que el ayuntamiento está comprometido con sus ciudadanos a proveer servicios públicos eficientes y criticó que, tanto la empresa como el gobierno municipal han fallado en esos principios básicos, por lo que, con este juicio, se busca revertir la aprobación de la extensión del acuerdo entre el gobierno municipal y Caabsa Eagle por 15 años.


“Ayer el actual presidente municipal interino vendió la idea a los tapatíos que el contrato de ampliación con la empresa Caabsa para recolectar la basura en Guadalajara se había cancelado. Eso es falso. No es un acuerdo entre el alcalde saliente y el entrante, es necesario que el cabildo eche para atrás dicho convenio”, precisó Lomelí Bolaños.


Asimismo, subrayó que dicho convenio sigue firme pese a las recientes declaraciones, además de que carece de actualidad, luego de que el gobernador canceló el relleno sanitario gracias a la presión social de los habitantes del municipio de Tala.


Carlos Lomelí Bolaños mencionó que el contrato avalado compromete a 5 administraciones municipales en el servicio de recolección de residuos y deja en el limbo el terminar de manera anticipada dicho contrato y las consecuencias que conllevaría dicho acto, por lo que se exigió a las autoridades salientes sesionar y revertir la decisión tomada, hasta en tanto las autoridades estatales determinen la sede del nuevo relleno sanitario y se revise a profundidad los alcances del nuevo convenio


Por su parte, Mariana Fernández Ramírez acusó que dicho convenio fue aprobado en una sesión por la noche, en la que no hubo difusión ni debate alguno, por lo que deja atada de manos a las próximas administraciones, sin consentimiento del Congreso del Estado.


Añadió que se pedirá una investigación de parte de la Contraloría municipal en contra del pleno de los actuales regidores para saber qué razones tuvieron para emitir un voto a favor de esta ampliación a 15 años, porque además esto costaría como 150 millones de pesos más el próximo año de lo que paga Guadalajara este 2021.


“Esto pasó por un órgano colegiado que es el Cabildo y por ese órgano colegiado también se tiene que dar marcha atrás para que no se firme el contrato”, apuntó.


La regidora electa María Candelaria Ochoa Ávalos precisó que Laureles es un vertedero y no un centro de procesamiento de residuos, por lo que no sólo debe revisarse el convenio con Caabsa, sino qué debe hacer Guadalajara y los demás municipios metropolitanos en este tema.


Finalmente, el regidor electo Salvador Hernández Navarro, subrayó la gravedad del tema de basura, pues apuntó que “tan solo en el mercado de Abastos se recolectan 140 toneladas de basura por día, a esto debe agregarse los desechos del resto de los mercados, los tianguis y las colonias del municipio”.


De igual manera, lamentó la poca información que las autoridades han dado a los habitantes de la ciudad sobre el tema, así como el fracaso de una política de separación de basura, por ello, es una responsabilidad de los regidores electos de Morena dar a conocer esta situación y decirle a la ciudadanía que en los próximos 15 años este servicio no mejorará, sino por el contrario será peor.