Temen riesgos por obras inconclusas en Royal Country, ignoradas por Pablo Lemus


El presidente municipal de Zapopan con licencia y candidato a la alcaldía de Guadalajara por el partido Movimiento Ciudadano, Pablo Lemus, pone en riesgo a los habitantes de varios fraccionamientos tras dejar inconclusa la prolongación de la Avenida Royal Country.

El director de Desarrollos Providenciales de Occidente S.A. de C.V., a cargo de Nicolás Leaño del Castillo, apuntó a través de un desplegado publicado en El Informador que la obra inconclusa podría ocasionar deslaves, escurrimientos y azolves de cara a la época de lluvias si no se realizan acciones preventivas, lo que podría afectar condominios de los fraccionamientos Puerta las Lomas, La Abadía, Puerta Plata y Royal Country.

Y es que Lemus se niega a formalizar dos acuerdos que fueron aprobados por el Cabildo de Zapopan antes de que solicitara licencia por sus aspiraciones políticas, lo que ocasionó que las obras de la avenida Paseo Royal Country se detuvieran desde el mes de febrero.

Desde el 2020, el Ayuntamiento de Zapopan ordenó a cuatro desarrolladores financiar y construir la prolongación de la Avenida Paseo Royal Country, desde Periférico Manuel Gómez Morín hasta Avenida Juan Palomar y Arias.

Las empresas participantes son: Desarrollos Providenciales de Occidente, S.A. de C.V Promotora Delagoaa, SA de CV, Fraccionadora LAC S.A. de C.V. y GG Desarrollos inmobiliarios SA de C.V.

Ante ello, la empresa de Nicolás Leaño del Castillo apunta que en octubre de 2020 se presentó un convenio a las autoridades municipales para que el cabildo de Zapopan autorizara celebrar el Convenio por Concertación entre el Municipio y los desarrolladores, misma que fue autorizada en sesiones realizadas en diciembre y enero.

Las actas fueron aprobadas por mayoría y estipula que los ciudadanos, el presidente municipal, el síndico, el secretario del ayuntamiento y la tesorería están autorizados para celebrar los actos jurídicos necesarios y convenientes para cumplimentar un acuerdo.

No obstante, la empresa acusa que ya han pasado más de 120 días y Lemus aún no firma el convenio que permite que los particulares paguen con sus propias recursos la construcción de la vialidad, esto a cambio de tener un saldo a favor y una vez ejecutada la obra, el monto -que no podrá ser actualizado ni modificado- podrá utilizarse en pago de impuestos, derechos, productos y aprovechamientos, además, se deberá otorgar una fianza por el monto que corresponda a cada desarrollador.

Pese a ello, y a base de mentiras, Lemus notificó a las empresas el 5 de noviembre que ya estaba listo el convenio y que en caso de no iniciar la obra antes del 30 de noviembre del 2020 bajarían a los incumplidos de la sesión de cabildo quedando los predios con restricciones y cancelarían el CUSMAX.

"Desarrollos Providenciales de Occidente, S.A de C.V. decidimos parar los trabajos después de haber invertido varios millones de pesos y haber avanzado en el trato y emparejamiento del terreno”, justificaron, pues señalaron que no cuentan con certeza jurídica de que la inversión será recuperada.

En un último intento de continuar la construcción de la vialidad y no afectar a los ciudadanos, la empresa solicitó la firma de los convenios, pero les fueron informador que esto no se podría hacer hasta después de las elecciones del 6 de junio.

Mientras tanto, el temporal de lluvias se acerca y si no se realiza una obra preventiva por parte del Ayuntamiento miles de familias resultarán afectadas.

De cara a ello, las autoridades insisten en que no existe dicho riesgo y que los vecinos no sufrirán ningún daño, ni se afectará a la comunidad.